Sin categorizar

Para saber un poco más sobre lo que es la hacienda pública

Es de vital importancia en la actualidad, que manejemos gran cantidad de conceptos que en otros momentos históricos no se tomaban en consideración y esto se lo debemos a la globalización. Es gracias a ella que se conoce por ejemplo la marca Tous, se dio a conocer al momento el desarrollo del coronavirus, sabemos ahora de que se trata el arte sostenible, y una cantidad inmensa de conceptos que antes ni imaginábamos.

En tal sentido, debemos saber que la hacienda pública se define como parte de la economía, y ella se ocupa del estudio de la actividad financiera que se lleva a cabo dentro del sector público; en otras palabras, del conjunto de las decisiones económicas que se manifiestan en la realización de ingresos y gastos públicos y la mutua relación que existe entre ellos.

De modo que es importante recordar que la Hacienda Pública se ha definido de manera tradicional como esa parte de la economía que se encarga del estudio de la actividad financiera dentro del sector público; es decir, de ese conjunto de decisiones económicas que son manifestadas en la realización de ingresos y gastos públicos, pero también en la mutua relación entre ellos. Cuando se trata de economías de tipo mixto, tales decisiones sobre la intervención de la autoridad pública son recogidas institucionalmente dentro del documento presupuestario.

Sujetos a esta definición de carácter tradicional, la Hacienda Pública ha sido considerada como una parte de la Economía Pública, en la que se reserva este último término a la parcela de la economía que es decidida por la autoridad. Sin embargo, durante las últimas décadas, dicho concepto de Hacienda Pública se ha venido ampliando de forma considerable, hasta desembocar en uno más moderno, Economía Pública, aunque durante la práctica los dos términos son empleados como sinónimos.

Si se desea delimitar el contenido de la Hacienda Pública, se hace necesario realizar determinadas matizaciones con respecto a su objeto y sujeto de análisis, puesto que la Hacienda Pública no se ocupa fundamentalmente de cuestiones monetarias o de liquidez, sino de las intervenciones públicas en una economía de mercado. De manera tal que, esta no se dedica en exclusivo de los ingresos y gastos que se generan en el sector público, sino que se dedica a otras cuestiones, como por ejemplo: la resolución de los problemas que surgen a partir de la contaminación. Y es que tal externalidad puede ser corregida a través de medidas de ingresos, donde se exige un impuesto a ese agente que contamina; o bien, de gastos: subvencionando a aquellos que no lo hagan. Pero también se puede optar por actuar por medio de la vía de la regulación aprobando, por ejemplo, alguna ley que prohíba determinados tipos de contaminación.

En consecuencia, el sujeto de la Hacienda Pública es el sector público, que ha sido concebido dentro de un sentido más amplio, incluyendo no solo a las Administraciones Públicas sino también a las empresas públicas. Dentro de las economías mixtas en la actualidad, podemos encontrar cuestiones que son objeto de análisis a manos de la Hacienda Pública, entre ellas: la asignación eficiente de los recursos, la distribución de la renta y el fomento de la estabilidad y el desarrollo económico.